Nosotros

SANTIAGO MARTINEZ
Valle baranda Ferrero y Carlo F Pérez presentan “Paradise” en la sala Alfara de Oviedo, una exposición en la que vienen trabajando desde hace tiempo y que podemos valorar por fin tras el confinamiento. De hecho, el Proyecto se gestó durante aquellos meses. Dulce Pérez, directora de Alfara sigue apostando por proyectos ligados a la obra gráfica. Estos artistas dirigen Alchemy Prints en Santolaya de Cabranes, Talleres de arte especializados en distintas técnicas de estampación y en Edición de Arte, desde donde colaboran con otros de nuestro entorno.
En la muestra observamos espíritu creativo y didáctico. Tras la pluralidad de soportes y formatos, tras el rigor y variedad técnica que poseen sus respectivos trabajos, se halla una obra meditada y autorreferencial de Honda implicación emocional. El título “Paradise” suscita interés, despertando nuestra imaginación que viaja hasta idílicos lugares, fuentes literarias y evocadores mitos que recrean ese ansiado Edén. El arte nos ayuda a desvelar misterios de la existencia, a llegar a entenderlos y afirmar, como ya adelantó John Milton, que solo profundizando en nosotros mismos, podremos accede a recuperar el paraíso perdido. Hay en esta muestra discursos paralelos y visiones diversas sobre el tema, hay reflexión e introspección, pero también anhelo de emigrados que sueñan con la tierra de la se vieron forzados a partir, o añoranza por retornar a los lugares donde fueron felices. Advertimos intención de captar la realidad, una necesidad de narrar asuntos concernientes a la vida, al paso del tiempo y a una nostalgia provocada desde el recuerdo, muy presente en las obras de Valle, cuando recurre para sus creaciones a materiales rescatados del desván y a fotografías seleccionadas del álbum familiar.
La obra de Carlos F. Pérez consolida trabajos anteriores, son excelentes las piezas de mayor formato como “Birth” o “Loss” en las que, a la convivencia de técnicas vertebradas desde el dibujo, como la serigrafía, la acuarela y el collage, se añade una resolución formal precisa, en la que la figura humana, anónima para el espectador , toma protagonismo, convirtiéndose en cada uno de nosotros; así ocurre especialmente en “Gain”, composición en la que, sobre un exquisito estampado dorado, irrumpe la impronta de un personaje que dinamiza la composición, tensando con sus manos un icónico peluche-conejo, elemento  ya presente en obras anteriores y que el artista ha convertido en recurso y símbolo personal. Una exuberante vegetación aparece en estas obras para enriquecerlas, como también lo hacen los estampados  -orgánicos o geométricos- que, desde siempre, singularizan sus trabajos y manifiestan su atracción por motivos heredados de las Arts and Crafts o del elegante “japonismo” de los simbolistas ingleses. Este carácter decorativo se acentúa en otra serie de estampas de menor formato, no por ello menos intensas, en las que sobre ornamentales fondos se articulan, recortan y contrastan personajes enmascarados, alegorías que se debaten entre la atracción y el rechazo, y en cuyos títulos -“Adventure”, “War”, “Devotion”…- se adivinan las propias pulsiones del creador.
Valle Baranda Ferrero revierte el rigor formal y técnico que siempre le caracteriza en un mundo textil, lleno de connotaciones y recuerdos , son piezas únicas que se distancian del trabajo repetitivo en el taller y que nacen de telas recuperadas de un pasado familia artesanal. Los bastidores, soportes necesarios para su ejecución, han quedado integrados en cada pieza subrayando su formato circular. Sobre las telas ha serigrafiado imágenes coloreadas a la manera de las reproducciones antiguas; se trata de fotografías personales que ahora adquieren significados universales ligados a la búsqueda utópica de la felicidad y que, a través del viaje, se podrían convertir en realidad. Cada pieza surge de la simbiosis entre la serigrafía, el bordado y la acuarela, técnica con la que aporta un tenue color “nostálgico” y bello. La exótica sonoridad de los títulos, “Maracay”, “Yacracui”, “Maracaibo” o “puerto Cabello”, una de las piezas más hermosas, alimenta la imaginación, recreando lejanos e idílicos mundos, como ocurre con “Deva”, “Pajares” o “Tresali”, potenciando la trascendencia de los lugares cercanos. Se trata de nombre concretos transformados ahora en refugios para la imaginación, desprenden resonancias que hacen que vuele el pensamiento alejándose de la realidad. Una serie de piezas sobre lino gris aportan sobriedad, bordados con hilo blanco son contrapunto formal y complemento conceptual de las anteriores series, “Alegria”, “Calma” o “Deseo”…, desprenden significados ligados a los sentimientos que nos habitan y que, realmente, contienen las claves para entrar en paraísos. Con “Destiny”, una de las obras más significativas de la muestra, se podrían resumir los múltiples significados que contiene “Paradise”, creada desde la singularidad de su bastidor, desprende una belleza sincera protagonizada por una niña que se recorta en el horizonte. La trama y su urdimbre, y el hilo y la tinta que, como materia prima de la creación, son los únicos ingredientes que configuran un desnudo paisaje, reconfortan desde su abstracción, respondiendo a lo que siempre se preguntó Louise Bourgeois, ¿qué sería de nosotros sin la fuerza reparadora de la creación?

Carlos Perez

Bogotá, 1977
Licenciado en Bellas Artes por la universidad de Nuevo México (USA). En el año 2003 viaja a Oaxaca (México) donde colabora en la Universidad Autónoma Benito Juárez y trabaja en talleres de edición de obra gráfica.
Desde el año 2004 reside en España donde ha participado en diversas exposiciones colectivas, siendo seleccionado en varios concursos de grabado. En el 2009 es seleccionado en la Muestra de Artes Plásticas del principado de Asturias.
Participa activamente en exposiciones colectivas y proyectos colaborativos. Desde el año 2007 colabora en los trabajos del taller Alchemy Prints.

Valle Baranda Ferrero

Gijón, 1979
Termina sus estudios de Grabado en la escuela de Arte de Oviedo en el 2000, tras lo cual viaja a Guinea Ecuatorial, donde imparte cursos de serigrafía. En el año 2003 se gradúa como Master Printer del Tamarind Institute (USA) y viaja a Oaxaca (México) donde colabora con varios artistas así como imparte clases de litografía.
Desde su vuelta a España ha sido invitada por diferentes instituciones y ha participado en numerosas exposiciones colectivas dentro del mundo de la gráfica.
En el año 2008 fué seleccionada en la Muestra de Artes Plásticas del Principado de Asturias y adjudicataria de la Beca para Artistas de Cajastur.
Desde el año 2007 dirige Alchemy Prints donde colabora con numerosos artistas e imparte cursos formativos tanto en su taller como en la Fundación CIEC donde forma parte del profesorado del Master para la Obra Gráfica.